12/2/12

Tres cosas interesantes

Hay voces agoreras clamando que los blogs han muerto.

Argumenta Javier en las últimas entradas de Rango Finito que existe un problema, generado por el uso generalizado de las redes sociales, que ha conseguido que disminuyan el número de enlaces entre blogs y, por consiguiente, que disminuya el contenido en la red. El tema es interesante ya que la tendencia apunta a que somos nosotros mismos quienes estamos haciendo que el entramado de la red que nos unía sea cada vez más débil. Los enlaces en las redes sociales, además de por su permanencia fugaz, no generan contenido dentro de Internet ya que son obviados por los buscadores… o algo así, me pierdo en los aspectos técnicos. Mirad en la entrada Enlaces y en los comentarios.

Es evidente que este post pretende generar enlaces y contenido.

Otra cosa: Me ha llegado la edición de Locus Solus de Raymond Roussel que acaba de publicar Capitán Swing con un prefacio de Jean Cocteau y un largo epílogo con artículos escritos en su tiempo por Robert Desnos, Paul Eluard, André Breton, Michel Leiris, Michel Butor, John Ashbery, Michel Foucault, Gilles Deleuze, Alain Robbe-Grillet, Philipe Sollers, Maurice Blanchot y Climent Rosset. La traducción corre a cargo de Marcelo Cohen.
El criterio que ha seguido la editorial a la hora de seleccionar los artículos ha sido escoger a las tres primeras generaciones de lectores de Roussel. Por eso echo en falta el Regreso a Locus Solus de las Relecturas de Enrique Vila-Matas.
Del maravilloso, desasosegante y frío relato de Raymond Roussel no voy a decir nada más




Y última cosa, aunque no menos importante (ya sé, queda mejor en inglés): Hacía tiempo que un texto no me producía tanta euforia. Y todo gracias a José Luis Amores que ha traducido, con permiso del autor, Steven Moore, la introducción al ensayo The novel, an alternative history. Todo esto podéis leerlo en la entrada de su blog La novela de la novela donde encontrareis el enlace para leer-descargar la introducción de Moore donde deja bien claras sus preferencias literarias y carga contra la estrechez de miras de aquellos, Myers, Peck y Franzen, defensores de “la historia estándar del género de la novela”. El texto de Moore es prácticamente un Manifiesto en defensa del tipo de narrativa que me gusta leer. Así que os animo… no, os conmino a que descarguéis el texto desde la página de José Luis. Vale la pena, en serio.

4 comentarios:

Jesús Garrido dijo...

el mío no lo he visto nacer todavía

Val dijo...

Siempre igual...les felicito. Varly - juegos de mario

Blumm dijo...

Página 36 de la traducción de Amores, de Moore:
"lo   que   Yeats   llamó   «lo   fascinante   de   lo   difícil»"

Y me acuerdo de tu novela y de todas sobre las que escribes aquí.

Sigo...

Qué fascinación me está produciendo lo de Moore. También lo firmo; es TABLA DE SALVACIÓN.

Lula dijo...

Coña... SEGUNDO INTENTO.

Punto 1) Concrepo. Tengo esa sensación hace tiempo, por un lado no sigo tanto ni tan habitualmente ni a tanta gente como antes, por otro, muchos han dejado de escribir o lo hacen menos o whatever. En todo caso creo que es culpa de todos los interfectos implicados.

Punto 2) Te odio mucho.

Punto 3) Jopetas… que analfabestia soy en todo esto. Me motiva mucho.

Besos