9/10/12

Baila, baila, baila, de Haruki Murakami

Hace unos días se me ocurrió decir en Twitter: “Los Beatles... hay que decirlo bien alto porque no se ha dicho bastante: Eran un coñazo (en líneas generales)” Medio en broma (quiero creer) me amenazaron tanto con un Unfollow como con una paliza. Luego, para quitar hierro al asunto, admití que "Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band" es posiblemente uno de los mejores álbumes de pop-rock de la historia. 
La cuestión es que la mayoría de las personas a las que les gustan Los Beatles lo que aprecian de ellos son esas baladas “sencillas”, sentimentales, repetitivas y en ocasiones vomitivas (Michelle, ma belle… et al.) 
A Charles Manson también le gustaban Los Beatles (o no, pero queda bien mencionarlo) 
Seguramente a la gran mayoría que considera geniales a los Beatles no les gusta tanto Helter Skelter o I’m the walrus o A day in the life… o si, y yo estoy equivocado. 
Pero esas cancioncillas babosas de amor me repatean… cosas como Norwegian Wood... 
Mira que casualidad. Ese es el título de una novela de Haruki Murakami (aunque aquí se tradujo de otra manera, con lo que se pierde la referencia… pero da igual, somos así de “creativos”) Porque con Murakami pasa lo mismo que con los Beatles: La mayoría de sus seguidores aprecian esas historias sentimentales del autor japonés que no me gustan nada. 

Baila, baila, baila es la última novela traducida y publicada aquí (hoy, octubre de 2012) Porque si miramos la bibliografía de Murakami, aunque solo sea las que han aparecido traducidas de forma aleatoria, veremos que se publicó originalmente en 1988, casualmente después de Tokio blues… espera… Norwegian Wood
 La caza del carnero salvaje, 1982 
El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas, 1985 
Norwegian Wood -Tokio blues, 1987 
Baila, baila, baila, 1988 
Al sur de la frontera, al oeste del sol, 1992 
Crónica del pájaro que da cuerda al mundo, 1994 

Si no recuerdo mal, las primeras novelas traducidas de Murakami al español fueron La caza del carnero salvaje y Crónica del pájaro que da cuerda al mundo. Y siguen siendo las dos mejores que ha escrito. 
Y estoy dividido al igual que está dividida la narrativa de Murakami. Esto ya lo he dicho en varias ocasiones. Sin embargo parece que el autor lo entiende al revés: 

MURAKAMI: I could have been a cult writer if I’d kept writing surrealistic novels. But I wanted to break into the mainstream, so I had to prove that I could write a realistic book. That’s why I wrote that book. It was a best-seller in Japan and I expected that result. 
INTERVIEWER: So it was actually a strategic choice. 
MURAKAMI: That’s right. Norwegian Wood is very easy to read and easy to understand. Many people liked that book. They might then be interested in my other work; so it helps a lot. 

Entrevista en The Paris review 

Ya no comprendo nada. La dualidad de su narrativa es deliberada y tiene un propósito. Las declaraciones de Murakami me desconciertan. 
Será porque no entiendo demasiado inglés. 

Baila, baila, baila es la continuación de La caza del carnero salvaje y, aunque se atiene a las premisas de misterio y extrañeza que, de haberlas mantenido, le hubiesen convertido en un autor de culto, no alcanza la cota desasosegadora de la primera novela. Porque entre 1982 y 1994 Murakami escribe sus dos mejores novelas, otras dos novelas (Baila, baila, baila y El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas) que ahondan la temática siniestra y desoladora y otras dos incalificables (sencillas y tiernas) que son las que le dan fama y le proporcionan dinero. 
De Murakami admiro su capacidad de transmitir sensaciones perturbadoras y de crear mundos de lógica alterada y amenazadora. Pero siempre siento que me falta algo al terminar sus novelas. Tal vez el listón de las dos primeras novelas que leí de él estuviese muy alto y que contase también en mi apreciación la fascinación de la novedad, porque la peculiaridad narrativa de Murakami es destacable. 
De todas formas me gusta leer (casi todo) lo que escribe Murakami. Y Baila, baila, baila no está mal. Al menos no me disgusta, es capaz de introducirme en un ambiente siniestro y misterioso, aunque sé que no pasará nada, que todo funciona como símbolo. De la soledad, de lo arbitrario de la vida, de su inanidad. Y eso es mucho.

11 comentarios:

José Martínez Ros dijo...

Pues yo creo que en la entrevista en Paris Review todo queda muy claro. De hecho, es de una inocencia desarmante. En cierto momento, decidió que no quería ser un autor de culto leído por cuatro gatos y escribió Nowergian Wood. Y ganó millones de lectores (y supongo que millones de yenes). Como después de hacerlo, escribió novelas estupendas como Kafka en la orilla y El pájaro que da cuerda al mundo, no veo nada especialmente condenable en su actitud.

Baila, baila, baila me ha gustado mucho. Como leí en alguna crítica, en la parte central se alarga un poco. Pero tiene un principio magnífico, el primer capítulo es de antología. Y un final muy notable. Muy superior, por ejemplo, a 1Q84, que tiene partes intensas, pero que, en general, me pareció un coñazo y una novela-de-Murakami-que-parece-una-imitacion-a-Murakami.

Un cordial saudo, Sr Portnoy.

Lula dijo...

Agradezco tremendamente el post.
No sabía de la cronología de "Baila, baila, baila" y estaba pensando en invertir mis ahorros en ella, para leer algo que no sea publicado hace más de 5 o 10 años... pero visto lo visto, voy a buscar una edición bolsillesca y baratita (tal vez rastree por StAntoni este domingo) del Carnero.

Por otra parte concrepo totalmente con el post, en cuanto a Murakami y en cuanto a los Beatles, y también con José.
Ahora me toca demostrar que no soy un robot, en su momento Murakami demostró que además de inteligente era listo.

Besazos

P.S. cuarto intento... debo ser un replicante y no me he enterado...
:(

Lansky dijo...

No mencionas Kafka en la orilla que es la primera y casi la única que leí yo de Murakami

Estoy de acuerdo con tu preámbulo antibeatles con matices (las edulcoradas baladas), pero sobre todo me pasma la brutal intolerancia de tanto personal de la Red. No es que disientan, es que te matarían si pudieran. Eso me recuerda que en una ocasión, hablando de la novela Al Faro, de la Virginia Woolf, no todo lo elogiosamente que algunos consideran que es obligado, uno me amenazo con hostiarme y me llamó de todo...Y eso es independiente de si esa obra es una maravilla o una ñoñería, como las baladas de los Beatles. El anonimato de las redes conduce a mucho energúmeno a saciar sus instintos asesinos, siquiera y por fortuna virtualmente, aunque no siempre

Murakami no llegará a viejo (a la inversa que Carrillo) dada la mala costumbre de correr, ejercicio malo para la salud donde los haya

Krust dijo...

¿Baila, baila, baila es la continuación de La caza del carnero salvaje? Primera noticia que tengo al respecto y desde luego me sorprende...
No la he leído todavía porque la meteré en el lote de 3 libros que pido cada año a los Reyes Magos. Con esta lectura completaré toda su obra (lógicamente a la espera de la traducciones de Hear the Wind Sing y Pinball 1973, sus dos primeras novelas); mis preferidas: Crónica del pájaro que da cuerda al mundo, El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas y Kafka en la orilla. Inmediatamente después vendría el carnero y el Sputnik... por cierto, Norwegian Wood se lleva la fama pero ni de lejos carda la lana de sus grandes obras (se deja leer y... vamos a dejarlo ahí);también me pareció un bluff 1Q84 como comenta alguien por ahí arriba.

Salut!

Carson dijo...

Mmmhh, diría que el primer párrafo es una intro fallida. O que estás equivocado, como sugieres.

Lo digo no como admirador de los Beatles, que lo soy, sino porque no queda muy claro de donde te has sacado eso de "la mayoría de las personas a las que les gustan Los Beatles lo que aprecian de ellos son esas baladas sencillas..." o lo de "a la gran mayoría que considera geniales a los Beatles no les gusta tanto Helter Skelter o I’m the walrus o A day in the life".

Por lo demás, fanático tuyo.
Siempre.

Anónimo dijo...

Pues a mí Tokio Blues me gustó más que La caza del carnero salvaje. Sin entrar a valorar los méritos en una y otra novela, subjetivamente, Tokio Blues, por muy comercial que sea -adjetivo usado comúnmente como peyorativo- me gustó muchísimo.

Eso sí, he de reconocer que en su día me entró una "fiebre" y me leí tres libros prácticamente seguidos del autor... para después no volver a tocar ninguno.

rvs dijo...

Coincido con las que deben ser las mejores novelas de Murakami. Leí la primera parte de 1Q84 y no pude con la segunda... pero me parece que lo que termino de podrir a 1Q84 fue el cambio de traductor... me parece que cambia mucho de registro respecto de la anterior (creo que era una mujer). ¿Saben algo al respecto?
Gracias

Metgaladriel dijo...

Pues yo me considero fan de Murakami, aunque aún me falte uno o dos libros por leer de él, ya que no ha llegado su momento. Pero no me considero una fan de las historias noñas sino que me gusta, porque me parecen originales y porque me gustan esos finales en los que parece que falta algo, en los que el lector se convierte en protagonista de la novela, terminandola, si quiere. Aunque para gustos, los colores.

Anónimo dijo...

El texto de Avilés es parcial y tendencioso. Los Beatles fueron más que canciones o melodias románticas. El autor no menciona para nada su evolución posterior en los discos: Album Blanco, Abbey Road y Let it Be. Por otra parte, también es tendenciosa su lectura de Murakami, se ve que sólo ha leído unas cuantas obras donde encuentra historias románticas. Murakami es más que eso. Que lo lea bien y luego que escriba sobre uno de los autores posmodernos más importantes. Antonio Bautista desde México, DF. Saludos.

Portnoy dijo...

Antonio, todo blog es parcial y tendencioso. Ahora bien, me molesta recibir consejos innecesarios. He leído todo lo que han traducido de Murakami y lo he leído bien. Sé de lo que hablo.
Las canciones más populares de los Beatles y me refiero a las que todos, la inmensa mayoría de las personas en todos los rincones del mundo reconocen y cantan (no me refiero, por ejemplo, a I'm the walrus) resultan ser las más repulsivamente noñas, almibaradas y estúpidas. Lo mismo pasa con Murakami.
Un saludo y gracias por comentar

Anónimo dijo...

Portnoy:

A mi me molesta leer comentarios descalificadores sin sustento. Si hicieras un repaso detallado de los discos de los Beatles y de las novelas de Murakami, y sostuvieras tus opiniones con argumentos válidos, podríamos platicar. Mientras tanto considero tus opiniones como muy subjetivas y como tal las respeto, aunque no las acepto porque no son convincentes.

Saludos.

Antonio del DF